Padre, hijo y hermanos dominicanos traficaban con drogas y armas frente al estadio de Los Yankees desde una furgoneta

 

Nueva York. El dominicano José Tejada, su hijo José Tejada Junior, los hermanos Jeriel, Jael, Jonathan Fernández, Marvin y Ronny Fortuna, junto a otros sospechosos, fueron acusados de vender grandes cantidades de armas y drogas en las cercanías del estadio de Los Yankees, operando desde una furgoneta blanca que aparcaban en la zona, principalmente en días de partido del equipo local.

La fiscal del distrito de El Bronx, Darcel Clark, y el comisionado del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD), Edward A. Caban, anunciaron los arrestos mediante un comunicado de prensa.

Se efectuaron arrestos adicionales, incluyendo otros miembros de la banda criminal, entre ellos Cristian Espinal.

Durante operativos en El Bronx, se incautaron un rifle AK-47, $418 mil dólares en efectivo, heroína, cocaína, crack y fentanilo.

Los Tejada, los Fortuna y Jonathan Fernández enfrentaron la justicia ante la jueza de la Corte Suprema de El Bronx, Brenda Rivera.

José Tejada Junior fue puesto en prisión preventiva.

Los cargos incluyen venta criminal de una sustancia controlada, conspiración, venta criminal de un arma de fuego y otros delitos relacionados.

Se esperan más procedimientos judiciales.

La investigación comenzó en marzo de en un establecimiento de tabaco, donde se realizó una compra encubierta de drogas a Tejada Junior.

La pesquisa reveló la colaboración de Tejada con Ronny y Marvin Fortuna en la venta de cocaína, y la participación de Jeriel y Jael Fernández abasteciendo grandes cantidades de cocaína a Tejada Junior.

En enero de, Tejada Junior amplió sus operaciones a la venta de armas de fuego, concretando un total de ocho ventas a un agente encubierto.

Las transacciones se llevaban a cabo cerca del estadio de Los Yankees. En la última, Tejada Junior entregó una pistola 9 mm cargada a un agente encubierto.

Para sus operaciones, los acusados utilizaban una furgoneta Sprinter blanca, convenientemente estacionada, para almacenar drogas y un arma.

La furgoneta, con una ventana adaptada para la venta, lucía llamativa publicidad de marihuana comestible.

La fiscal destacó el peligro que supuso el acusado al vender ocho armas a un policía, resaltando el riesgo para la comunidad. Subrayó la audacia de los traficantes por operar a la luz del día y cerca del estadio.

El comisionado del NYPD enfatizó la amenaza de las armas y drogas en las calles de la ciudad, y reconoció el esfuerzo del agente encubierto y la colaboración con la fiscalía de El Bronx en pro de la seguridad pública.

creditos de las imagenes de este post: Elpregonerord.com

¡Comenta!
Entrada Anterior

Dominicana y PR ganan el torneo de equipos ITF Cotecc U12

Siguiente Entrada

UNCTAD-ONU acoge Declaración propuesta por Pro Consumidor-RD para la protección de los consumidores en el comercio transfronterizo

Ultimas noticias de Diáspora