Un joven de 16 años acusado de asesinar a dos hombres y herir a otro en el Alto Manhattan

 

Nueva York._ Un menor de edad fue detenido el pasado miércoles, enfrentando acusaciones por el asesinato de dos hombres además de haber herido a otro, en un suceso ocurrido el domingo en el barrio Inwood de Alto Manhattan, coincidiendo con el Día del Padre en Estados Unidos.

La autoridad competente destacó que, dada la condición de menor del implicado, su identidad queda protegida, sin proporcionar mayores detalles sobre su captura o cómo dieron con él durante las investigaciones.

Hasta la fecha, no se ha visto a parientes ni allegados del joven hacer declaraciones públicas acerca de las imputaciones.

El implicado, que portaba una máscara negra de ski, fue captado en vídeo camuflado y armado detrás de un vehículo blanco desde el cual efectuó los disparos.

Entre las víctimas mortales se encuentran el dominicano Alejandro Ramírez (Alex) y Michael James, mientras que la identidad del herido, que se recupera de una lesión en la pierna en el hospital Harlem, no ha sido divulgada.

Horas antes del trágico evento, Ramírez celebraba el Día del Padre junto a sus colegas de trabajo frente a un pastel.

Según allegados, Ramírez era padre de un joven de veinticuatro años y llevaba quince años viviendo en Inwood, aunque la policía informó que residía en El Bronx junto a James.

Se desempeñaba en la afamada pizzería “Johnny’s Pizza Palace” en la calle Dickman, a pocas cuadras del lugar del crimen. Allí era muy estimado tanto por el propietario, de origen griego, como por sus compañeros de trabajo, quienes frecuentemente destacaban su actitud siempre alegre.

Alex se caracterizaba por su constante sonrisa y su buen humor. Los clientes regulares lo consideraban parte de su familia.

Sus colegas de trabajo junto a familiares han iniciado una campaña en GoFundMe para recabar fondos destinados a sufragar los gastos funerarios.

La colecta alcanzó un total de dólares próximamente de la noche del jueves, con un objetivo de veinte mil dólares.

Aún es incierto si sus restos serán repatriados a República Dominicana o si será enterrado en Estados Unidos.

Las autoridades informaron que el adolescente fue detenido la noche del martes, siendo acusado de homicidio y posesión ilícita de armas.

El tiroteo tuvo lugar cerca de la estación de tren en la calle 207 en Inwood poco antes de medianoche.

Aunque hay quien opina que ninguno de los tres hombres era el objetivo real del atacante, en el vídeo se observa al joven disparando directamente hacia ellos.

Ramírez fue alcanzado en el pecho y James en la cara, mientras que la tercera víctima recibió un disparo en la pierna.

Se erigió un altar conmemorativo en el lugar donde cayó Ramírez, quien después de treinta años de servicio en Inwood, su muerte ha sumido a la comunidad en el luto.

Hay rumores no confirmados de que el atacante pretendía eliminar a individuos con los cuales había realizado una reciente transacción de marihuana.

Un impactante vídeo de seguridad muestra a dos hombres conversando frente al “Blue Sky Smoke Shop” en la calle 207 con Décima Avenida en Inwood cuando el agresor les dispara desde el otro lado de la calle alrededor de las de la noche del domingo.

Se observa a uno de los hombres caer al suelo para luego levantar la cabeza gritando en dos ocasiones que llamaran a una ambulancia.

James falleció en el hospital de Harlem, mientras que Ramírez lo hizo en la clínica comunitaria del hospital Presbiteriano Allen Pavillon, ubicada en la calle 218 con Décima Avenida en Inwood, según reportó la policía.

El pasado miércoles, Ramírez fue recordado por personal y clientes en su antiguo lugar de trabajo, a pocas cuadras de donde su vida fue truncada.

Su jefe, Kostas Naches, apareció emocionado en televisión, resaltando la excelencia de Ramírez como empleado y su desempeño como hombre responsable y comprometido.

“Mi corazón está destrozado. Te despiertas cada día deseando recordarlo. Este negocio es como de familia”, dijo por su parte Kostantinos Ieromonahos, copropietario de la pizzería.

“Creo que esto es un sueño, que despertaré y todo estará bien, porque él trabajaba aquí cada día”, agregó Ieromonahos. “No era solo un empleado. No, era un amigo. Depositaba toda mi confianza en él. Él tenía las llaves de mi negocio”, compartió el copropietario durante una entrevista con un periodista de NY Daily News.

Según Ieromonahos, después del trabajo, Ramírez fue a encontrarse con su compañero de cuarto en el “Jimbo Hamburger Palace”, donde trabaja. Acababan de iniciar su camino a casa en El Bronx cuando Ramírez fue ultimado. El compañero de cuarto resultó ileso.

“Él era muy servicial. Se comunicaba bien con la gente. Siempre sonreía. Llevaba aquí diez años trabajando y nunca lo vi enojado. Nunca se enfadaba. Era feliz”, mencionó Ieromonahos.

Ieromonahos relató que ha visto un flujo continuo de personas pasando por la pizzería para expresar su pesar y shock.

“Los clientes vienen llorando, diciendo que no pueden creer lo sucedido. No pueden asimilar cómo murió. Acababa de salir del trabajo, se dirigía a casa, y se vio involucrado en un tiroteo por un chico”, sumó el copropietario de la pizzería.

 

creditos de las imagenes de este post: Elpregonerord.com

¡Comenta!
Entrada Anterior

IDAC reafirma su compromiso para reducir los gases de efecto invernadero en la aviación durante seminario internacional

Siguiente Entrada

Hieren a joven por la espalda en El Batey Duarte

Ultimas noticias de Diáspora