El PLD se beneficia de la partida de Abel Martínez, Por Jorge Lendeborg

Santo Domingo.– La posibilidad de que Abel Martínez se marche del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) ha sido considerada por muchos como una ventaja encubierta para el grupo político. Después de un rendimiento electoral desfavorable, en el cual no alcanzó a obtener el 50% de los votos de los miembros actuales del partido y se situó por debajo de 31 de los 32 senadores en cuanto a apoyo, Abel «Peso Pluma» Martínez parece estar evaluando otras alternativas.

El desempeño de Abel Martínez en las elecciones dejó mucho que desear. Fue superado por casi todos los senadores del PLD en sus regiones, y además, su reciente intento de usurpar el liderazgo del partido terminó en un rotundo fracaso. Esta cadena de eventos ha motivado a Martínez a contemplar nuevos caminos, indican nuestras fuentes que actualmente está en conversaciones con dos partidos minoritarios con la intención de crear su propia agrupación.

Dentro del PLD, Abel Martínez ha llegado a la conclusión de que su apreciación es menor a la de un peso Rial iraní. Esta visión se hizo patente recientemente durante una asamblea del Comité Político del partido, momento en el cual varios miembros estuvieron a punto de reprenderlo severamente, aunque según se dice, la intención no faltó. Su arrogancia, pretensión, mediocridad y actuación deshonesta en las elecciones pasadas han ocasionado que pierda todo respeto y proyección futura dentro del PLD, «El que tenga oído, que oiga», porque en el ámbito político nada permanece oculto.

No es de extrañar que Martínez, con su comportamiento arrogante, piense que tiene el liderazgo necesario para llevar consigo una parte importante del PLD. No obstante, se equivoca al considerar que el 10% de los votos que recibió en las últimas elecciones lo acompañarán en su nueva empresa. Ese 10% simboliza el apoyo más firme dentro del 24% del total electoral del PLD. Estos electores son tan fieles al partido que respaldarían a cualquier candidato presentado, ya sea Luis de León o Abel Martínez. Este segmento de votantes es el último en dejar el partido y definitivamente no seguirán a un líder como Martínez hacia un fin políticamente autodestructivo.

Abel Martínez se encuentra en un dilema. A pesar de la decisión que tome, su panorama político se ve decaído. No obstante, lo que sí es seguro es que el PLD se beneficia con su partida. La salida de un líder controvertido y menospreciado podría ser el primer paso hacia la renovación y el fortalecimiento del partido.

creditos de las imagenes de este post: Elpregonerord.com

¡Comenta!
Entrada Anterior

Carlos Amarante Baret estalla contra la dirección política del PLD por el silencio ante el caso de corrupción en la administración de Danilo

Siguiente Entrada

El PRM sancionaría a individuos que promuevan proselitismo fuera de los estatutos y la ley electoral

Ultimas noticias de Politica